El Jaguar

El jaguar o yaguareté (panthera onca) es un felino americano de gran tamaño asociado a cuencas acuáticas en las que se destaca como notable nadador.

 

No solo es el mayor felino americano sino un superpredador clave para regular las poblaciones de las presas de las que se alimenta en su amplia distribución.

 

Lamentablemente las actividades humanas han fragmentado su hábitat y muere casi siempre a causa de que se lo considera peligroso para el hombre y el ganado. Tanto es así que su ya reducido numero continua disminuyendo y acercándolo a la extinción.

 

En esta revisión Clarisa Benítez actualiza a INTERBIOESTRATEGIA I.B.E. sobre la situación de la especie en Argentina.

jaguar_9_reducc

JAGUAR CACHORRO

EL JAGUAR

Características del jaguar

El jaguar es el mayor felino de América, más grande y robusto que el leopardo de África y Asia y sólo superado en envergadura y agresividad por el tigre y el león. Su nombre científico es pantera onca y vive solitario en los bosques húmedos y zonas pantanosas de América del Sur y Central, aunque también se encuentran algunos en bosque secos como los jaguares de los Cerros de Amotape en Tumbes. Sólo se reúne con otros especimenes durante el celo.

 

Se le conoce en toda América con diversos nombres: Jaguar, tigre, tigre real, tigre mariposa, yaguar, jaguareté, onça, onca pintada, onça canguçu, tigre marqué, zac-bolay, otorongo, penitigri, onça negra, yaguara, pichuna, yagua-hu.

 

El jaguar puede medir hasta 1 metro 80 de largo, de los cuales 70 centímetros corresponden a la cola, su alzada es de 90 centímetros y llega a alcanzar los 180 kilos. Los machos son el doble de tamaño y peso que las hembras y los dos se alimentan de diversos vertebrados, incluidos peces, tortugas, roedores, caimanes y hasta tapíres. Por lo general no ataca al hombre y sólo lo hace para defenderse de los cazadores que los matan para proveer pieles al mercado negro o cuando los agricultores los expulsan al invadir sus tierras depredando el bosque tropical. De forma natural suelen vivir alrededor de 11 a 15 años en su hábitat y de 15 a 20 años en condiciones de cautiverio.

jaguar_5_reducc

 

La gestación de las madres es de 93 a 110 días nacen de 2 a 4 cachorros que pesan de 700 a 900 g, son ciegos (abren los ojos a los 11 días de vida) y son totalmente dependientes de su madre, por lo que permanecen junto a ella por dos años. Pueden llegar a vivir de 10 a 11 años en libertad y hasta 20 años en cautividad.

jaguar_2_reducc

 

Población

 

Es una de las especies que encabeza la cadena trófica de los bosques tropicales americanos. El jaguar prefiere selvas densas o pantanosas con buena cobertura y fácil acceso al agua, aunque en caso necesario caza en terrenos más abiertos. El rango de hábitat del jaguar americano va desde el norte de la Argentina hasta el norte de México.

 

Aunque la población de jaguares es difícil de censar debido a sus secretos hábitos nocturnos y al denso follaje de la selva que lo cobija. La literatura especializada reporta una densidad de población que varía desde aproximadamente 1 jaguar por cada 100 kilómetros cuadrados hasta de 1 jaguar por cada 13 kilómetros cuadrados, dependiendo de la zona. Entonces para 300,000 kilómetros cuadrados de selva se esperaría una población que variaría entre 3,300 y 25,000 jaguares.

 

Pero la matanza descontrolada de jaguares debido a su piel trajo como consecuencia que entre 1946 y 1966 salieran del país unas 12,700 pieles de jaguar, es decir una cantidad de 650 jaguares por año. Este ritmo de exterminio se ha venido incrementando a través de los últimos decenios debido principalmente a la mejora en las tecnologías de caza. También por el acelerado nivel de deforestación que sufre la amazonía, depredando anualmente un área de unos 2,700 kilómetros cuadrados, donde podrían vivir un promedio de 115 individuos.

jaguar_6_reducc

 

La realidad del Jaguar

 

En la actualidad, los jaguares han perdido dos tercios de su hábitat original en México y Centroamérica y un tercio en Sudamérica y es muy importante cobrar conciencia de que estos grandes felinos son indispensables para el mantenimiento de la integridad del ecosistema de la selva. Cualquier fluctuación de la población de jaguares tiene grandes consecuencias en otras poblaciones de animales como los armadillos, tapíres, muchas especies de herbívoros y una infinidad de pequeños animales e insectos. Entonces, como las variaciones en la población de herbívoros repercuten en las comunidades vegetales y en la configuración del bosque, tenemos que a fin de cuentas la eliminación de los jaguares afecta toda la vida en la selva.

 

La especie se encuentra en estado de vulnerabilidad y en posible estado de peligro de extinción, si es que no se reduce la deforestación de los bosques tropicales y la caza indiscriminada por el tráfico de pieles.

 

En las últimas décadas su rango de distribución se ha mantenido relativamente estable, debiéndose principalmente a la marginalidad, lejanía respecto de las grandes ciudades e inaccesible de sus actuales territorios. Sin embargo, en los últimos 10 años, en las zonas límite de su distribución, se ha vuelto cada vez más raro y seguramente con ejemplares en tránsito o ya aislados, como es el caso de la zona del Valle del Cuñá Pirú, Colonia Andresito y alrededores de San Pedro en Misiones, las sierras de Metán, La Caldera y El Parque Nacional El Rey en Salta, Las Sierras de Santa Bárbara y Maíz Gordo en Jujuy, el Chaco Húmedo y zonas del Chaco Seco Salteño y del Noreste de Santiago del Estero. Todas zonas donde aún se producen registros, pero en forma cada vez más aislada y esporádica.

jaguar_4_reducc

 

Su distribución en Argentina

 

 

 

La declinación del yaguareté fue rapidísima. A mediados del siglo XIX vivía en proximidades de las lagunas bonaerenses y aún se dejaba ver a orillas del río Colorado y contaba incluso con el Delta del Paraná como refugio seguro. Su continuo éxodo hacia el norte puede imputársele a múltiples factores. Fundamentalmente a la alteración de los ambientes naturales y a la persecución de que es objeto desde tiempos virreinales debido al valor de su piel y a su fama de animal peligroso para el hombre y el ganado. En cuanto a las provincias que aún poseen poblaciones de este felino, el panorama es el siguiente:

 

• Jujuy: Presente en el Parque Nacional Calilegua y en el extremo oriental de la provincia tanto en formaciones selváticas como de tipo chaqueño. Recientemente en octubre de 1990 un ejemplar fue cazado furtivamente en el Paraje Escaleras.

 

• Salta: Presente en el Parque Nacional Baritú y probablemente en la reserva provincial Acambuco en la Sierra de Tartagal. También en el "Impenetrable" salteño. En el parque nacional Finca El Rey parecería haberse extinguido, pero hay pruebas de su presencia allí hasta bien entrado el siglo XX.

 

• Santiago del Estero: Seguramente presente en la reserva provincial Copo, pero sería importante contar con registros actualizados. Su situación en la provincia sería muy precaria y próxima a la total extinción.

 

• Formosa: Sus poblaciones estarían muy disminuidas aunque subsisten algunos ejemplares en el centro y oeste de la provincia, sin reservas que lo amparen. Estaría extinguido en el Parque Nacional Pilcomayo aunque algunos baqueanos han visto rastros que delatarían que algún ejemplar aún se halla de paso en el área en forma esporádica.

 

• Misiones: Su presencia no deja de sorprendernos en un área tan poblada y transformada. Se hace presente en el Parque Nacional Iguazú y los provinciales Yacuy, Uruguaí, Esperanza y Moconá. Las medidas que se están tomando van provocando lentamente un cambio en la conciencia colectiva, siendo ahora habituales las denuncias a las autoridades de animales cebados para su captura viva y relocalización, como ocurrió en Andresito, en lugar de su inmediata persecución y muerte.

 

Les tocará vivir tiempos difíciles a los tigres. Pero no imposibles… Después de todo este planeta nos pertenece a todos.

 
 

jaguar_1

 

 

 

 

 

 

 

 

Información Adicional