FIESTA AFRODISÍACA

Autor: Martín Alvarenga

Cuando el mediodía desnuda todos sus soles y éstos se desprenden hacia un gigantesco ojo de agua, nace la siesta correntina, oscilando entre la fugaz serenidad del invierno y la inclemencia perenne del verano que, de una zambullida, emerge mostrando su satinada sexualidad en busca de aquel espíritu salvaje apalabrado por los antiguos dioses.                                                                                                                                         

La luz atómica y mítica se proyecta sobre la humedad, la floresta y los precipicios del líquido cimarrón acicateado por cuarenta y cinco grados a la sombra  mientras, allí mismo, la botánica caníbal –totalmente fosforescente? es un vivero alucinante  que espejea por doquier al disparar el éxtasis y el pánico, el infortunio y la ventura.                                                        

En la hora estirada hasta lo ignoto se debaten el mundo animal y vegetal,  en tanto la verdulería impulsiva de la selva brilla por dentro, desnudando sin piedad sus mundos imaginarios.                                                                                                                                    

Allí comienza a parir el subtrópico su mestizaje entre historia y ficción, dando manotazos de ahogado para resucitar en el remolino de la vida, desde esa nervadura inquieta de su fuerza interna engendradora de manantiales.                                                   

La siesta es la metáfora de lo desaforado y exultante, la sombra de los árboles protege, mientras alguien – quizás un genio de esa usina de originalidades – se pasa de raya y alcanza el tope del frenesí y la prudencia.                                                                         

Puede que sea un  meteoro afrodisíaco y termine expandiendo su caudal de fiebre y pasión en una mecha encendida que arde en todos los confines. En la galaxia nativa, devorada por la estupefacción, un perfume voluptuoso bendice la castidad de la tierra fecundada.

                                                                                           

Información Adicional