Derechos de los Animales:Caballos de Fuerza para la Educación Ambiental

Derechos de los animales: Caballos de fuerza para la educación ambiental

Interbioestratregia (I.B.E) abordó desde hace algunos años las dificultades en referencia a los animales domesticados. Estos como los humanos, son parte del impacto que se ejerce sobre el medio ambiente y en teoría debería ser una prioridad el control de estas especies anexas. La solución ética proviene de la esterilización para evitar exesivos nacimientos, puesto que es el mismo concepto aplicado para el control de natalidad humano.

Pero las simplificaciones son impensables, vale para ello un solo ejemplo: suprimir las brutales jornadas laborales  de cientos de miles de caballos (por nombrar una sola especie animal implicada) en apariencia redundaría en un gran bienestar animal pero lo problemático en forma inmediata es el destino final de los mismos que estará próximo a su comercialización en algún frigorífico (a pesar de las reglamentaciones teóricas)

Los caballos  como se entiende son animales que por selección artificial adquieren un gran tamaño y resulta costoso mantenerlos lo que implicaría su casi desaparición como mascotas y si extendemos el significado a la especie, estarían enfrentando una extinción inminente.

Aun si se salvaran estas dificultades éticas quedaría pendiente una secuela incontrolable: el aumento en las emisiones de monóxido de carbono y la intensificación del efecto invernadero.

Esto suele ser dejado de lado al defender los derechos animales y constituir un gran dolor de cabeza para los ambientalistas, que casi siempre consideran con simpatía la protección animal pero la supresión del trabajo animal tiene un costo ambiental fácil de cuantificar (recuérdese que la potencia de los motores se mide en caballos de fuerza-HP-)

Con esta mínima muestra del problema quisimos poner al lector en perspectiva real para abordar este día del animal.

En la ciudad y provincia de Corrientes (que centran en la Argentina las actividades de Interbioestrategia), se despertó un proceso de rápida cronología desde la mañana del 12 de noviembre de 2009 cuando la Facultad de Ciencias Veterinarias ordenó al centro de Zoonosis municipal (instalado en el predio universitario) el desalojo de quince perros que vivían en condiciones de hacinamiento.

Con este nuevo concepto de intolerancia a la crueldad, en 2012 se constituía legalmente la Afada (Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales) y ya para Noviembre de 2013 la Convención Constituyente Municipal de Corrientes concluyó la reforma parcial de la carta orgánica municipal en la que se incluyó en el art.14 la protección animal a nivel municipal por primera vez en la Argentina.

Más allá de la efectividad inmediata de estas medidas, este solo ejemplo de un municipio evidencia que en relación a estos temas hay sensibilidad ciudadana en la que germinan muy pronto las acciones de protección. Ella se extiende a la universalidad de los animales y al entorno que debe respetarse (en el caso de los silvestres) para garantizar su bienestar.

Con este razonamiento se llega a la casi certeza de que en cada persona con una mascota existe un ambientalista en potencia y que la educación ambiental debe estar siempre muy cercana a los derechos de los animales, quizás especialmente los domésticos ya que el afecto de sus propietarios es un portal a la participación en círculos cada vez mayores de empatía con los seres vivos y los ecosistemas que compartimos.

Redacción Interbioestrategia I.B.E.

Información Adicional