Dia Mundial del Medio Ambiente

En el Día Mundial del Medio Ambiente ONG INTERBIOESTRATEGIA I.B.E. recuerda en la nota de Cristian Frers: “Defendiendo el Ambiente” las problemáticas reconocidas de la actividad humana en relación a los ecosistemas naturales.

En secuencia cronológica el Sr. Frers resume la intensificación del impacto de nuestra especie desde su origen en el continente africano hasta las tres últimas décadas de incremento demográfico y abuso de los recursos naturales. El apretado resumen de daños al planeta desemboca en un listado realista y simple de las acciones que se pueden tomar para retornar al equilibrio.

Estas instrucciones son para los disímiles ámbitos en el que nos desenvolvemos: el hogar. El trabajo, el campo y la ciudad.

En ninguna de estas recomendaciones se mencionan medidas activistas o extremas demostrando que defender el ambiente es una conducta sana, cotidiana y al alcance de cualquier persona de nuestro mundo.

estilo_de_vida_ciudades_1

DEFENDIENDO EL AMBIENTE

Se entiende por ambiente todo lo que afecta a un ser vivo y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o la sociedad en su vida. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones venideras. Es decir, no se trata sólo del espacio en el que se desarrolla la vida sino que también abarca seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura.

Al abusar o hacer mal uso de los recursos naturales que se obtienen del ambiente, lo ponemos en peligro y lo agotamos. El aire y el agua están contaminándose, los bosques están desapareciendo, debido a los incendios y a la explotación excesiva y los animales se van extinguiendo por el exceso de la caza y de la pesca.

La especie Homo sapiens, el ser humano, apareció tardíamente en la historia de la Tierra, pero ha sido capaz de modificar el ambiente con sus actividades. Aunque, al parecer, los humanos hicieron su aparición en África, no tardaron en dispersarse por todo el mundo. Gracias a sus peculiares capacidades mentales y físicas, lograron escapar a las constricciones ambientales que limitaban a otras especies y alterar el medio para adaptarlo a sus necesidades.

Aunque los primeros humanos sin duda vivieron más o menos en armonía con el ambiente, como los demás animales, su alejamiento de la vida salvaje comenzó en la prehistoria, con la primera revolución agrícola. La capacidad de controlar y usar el fuego les permitió modificar o eliminar la vegetación natural, y la domesticación y pastoreo de animales herbívoros llevó al sobre pastoreo y a la erosión del suelo. El cultivo de plantas originó también la destrucción de la vegetación natural para hacer hueco a las cosechas y la demanda de leña condujo a la denudación de montañas y al agotamiento de bosques enteros. Los animales salvajes se cazaban por su carne y eran destruidos en caso de ser considerados plagas o depredadores.

Mientras las poblaciones humanas siguieron siendo pequeñas y su tecnología modesta, su impacto sobre el ambiente fue solamente local. No obstante, al ir creciendo la población y mejorando y aumentando la tecnología, aparecieron problemas más significativos y generalizados. El rápido avance tecnológico producido tras la edad media culminó en la Revolución Industrial, que trajo consigo el descubrimiento, uso y explotación de los combustibles fósiles, así como la explotación intensiva de los recursos minerales de la Tierra. Fue con la Revolución Industrial cuando los seres humanos empezaron realmente a cambiar la faz del planeta, la naturaleza de su atmósfera y la calidad de su agua. Hoy, la demanda sin precedentes a la que el rápido crecimiento de la población humana y el desarrollo tecnológico someten al ambiente está produciendo un declive cada vez más acelerado en la calidad de éste y en su capacidad para sustentar la vida.

Hoy en día, los problemas ambientales guardan estrecha relación con otros problemas económicos y sociales. Los problemas ambientales globales constituyen una de las cuestiones fundamentales a tratar por su incidencia en la calidad de vida en todo el planeta. Estos problemas podrían englobarse en:

Cambio climático: Por cambio climático se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables.

Disminución de la capa de ozono: Es uno de los problemas ambientales más graves que debemos enfrentar hoy día. Podría ser responsable de millones de casos de cáncer de la piel a nivel mundial y perjudicar la producción agrícola de diferentes localidades del planeta.

Perdida de biodiversidad: Nuestro planeta se enfrenta a una acelerada desaparición de sus ecosistemas y a la irreversible pérdida de su valiosa biodiversidad. Por diversidad entendemos la amplia variedad de seres vivos -plantas, animales y microorganismos- que viven sobre la Tierra y los ecosistemas en los que habitan.

Contaminación de los océanos: Un importante impacto de la actividad humana en los océanos es la contaminación marina. No se trata sólo de vertidos de crudo provocados por accidentes y por los productos que ocasiona la limpieza de tanques. A pesar de la gran visibilidad de los vertidos de crudo en medio marino, las cantidades implicadas son pequeñas comparadas con las de los contaminantes procedentes de otras fuentes.

Escasez y mal uso del agua: Es hoy una preocupación en todo el mundo. La amenazante crisis de agua dulce afecta al mundo desde hace varios años y las perspectivas para el futuro inmediato no son alentadoras. Los problemas relacionados con el agua han sido reconocidos como el peligro más inminente y grave contra la humanidad.

Pérdida y degradación de suelos agrícolas y forestales: Es un proceso inducido antrópico que afecta negativamente la biofísica del suelo para soportar la vida en un ecosistema, incluyendo aceptar, almacenar y reciclar agua, materia orgánica y nutrientes. Ocurre cuando el suelo pierde importantes propiedades como consecuencia de una inadecuada utilización.

Desertificación: Es un proceso de degradación ecológica en el que el suelo fértil y productivo pierde total o parcialmente el potencial de producción. Esto sucede como resultado de la destrucción de su cubierta vegetal, de la erosión del suelo y de la falta de agua; con frecuencia el ser humano favorece e incrementa este proceso como consecuencia de actividades como el cultivo y el pastoreo excesivos o la deforestación

Ahora,en el año 2015… ¿Qué acciones podríamos tomar cada uno de nosotros, como seres humanos para evitar el daño ambiental?

limpieza_ciudades_2

En la localidad:

-Organizar y participar en programas de educación y concientización ambiental, a fin de resolver problemas ambientales de la comunidad.

-Participar en jornadas de limpieza y mantenimiento de áreas comunes: calles, avenidas, pasillos de edificios, canchas deportivas.

-Conservar limpios y en buen estado los parques, plazas y áreas deportivas.

-Cuidar y mantener limpias las unidades de transporte colectivo y otros servicios públicos.

limpieza_ciudades_1

En el campo:

-Utilizar la dosis adecuada y permitida de fertilizantes, herbicidas y/o pesticidas en las tareas agrícolas.

-Evitar la destrucción de la vegetación, bien sea por la tala, la quema o por incendios de vegetación.

-No arrojar desechos en ríos, en el suelo y al aire.

evitar_destruccion_vegetacion

En la empresa:

-Evitar el uso de productos no biodegradables o no reciclables.

-Promover y participar en programas educativo-ambientales en el área de trabajo, por ejemplo: reciclaje de papel.

-Emplear sistemas y tecnologías que produzcan menor deterioro ambiental.

-Tratar los residuos industriales antes de verterlos en las aguas, en los suelos o en el aire.

tecnologias_limpias_1

En el hogar:

-Utilizar racionalmente el agua, reduciendo su consumo en las actividades domésticas y manteniendo en buen estado las canillas y las tuberías.

-Mantener limpia y ordenado el hogar, usar productos biodegradables o envases, bolsas y materiales fáciles de reciclar.

-Colocar la basura en el lugar adecuado y en los recipientes ubicados para tal fin.

-Moderar el consumo de electricidad, ya que se beneficia económicamente, y además contribuye a conservar los recursos.

-Usar productos aerosoles que no dañen la capa de ozono, generalmente lo especifican en la etiqueta.

-Utilizar volumen moderado en los televisores, radios y equipos de sonido, a fin de evitar ruidos molestos, ya que los ruidos también contaminan y en exceso ocasionan daños a la salud de las personas.

-Si tiene automóvil, mantener el motor en buen estado haciendolo revisar periódicamente y evitar el exceso de velocidad, así como su uso innecesario.

-Involucrar a los niños y jóvenes en actividades de promoción de la conservación y el uso racional de los recursos.

limpieza_por_reciclaje_1

Tal vez, sólo así… Creando conciencia y haciéndonos responsables de cada uno de nuestros actos logremos tener un planeta más limpio y habitable para cada uno de nosotros y de las próximas generaciones futuras.

Cristian Frers – Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social- E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

 

 

 

 

Información Adicional