Felicidades Periodistas Argentinos!!

El 7 de Junio los periodistas argentinos celebran su día en honor a la primera aparición de la Gazeta de Buenos Ayres de 1810.

La labor periodística es sin duda el imprescindible soporte cognitivo para el crecimiento y evolución de una nación, por lo que en este día ONG INTERBIOESTRATEGIA I.B.E. revisa algunos de sus rasgos notables en la Argentina.

Mariano_Moremo-La_Gazeta

PERIODISMO.FRAGMENTACIÓN DE LAS REALIDADES TRANSMITIDAS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN LA ARGENTINA.

Hoy 7 de junio se celebra el día del periodista en la Argentina y esto data del Primer congreso de periodistas Argentinos de 1838 cuando se decidió que era el homenaje adecuado por la aparición del primer número de la Gazeta de Buenos Ayres.

Ese periódico había aparecido en los días de euforia revolucionaria cuando el primer gobierno patrio decretó su creación el 2 de junio de 1810 con la consigna: “El pueblo tiene derecho a saber sobre la conducta de sus gobernantes”.

mariano_moreno

Confió su dirección y edición al secretario Mariano Moreno que contaría con otros dos redactores notabilísimos: los vocales Belgrano y Castelli.

Así, el 7 de Junio de 1810 nacería el periodismo argentino con el primer número de la Gazeta de Buenos Ayres. Un periódico oficial desde luego, creado para difundir las comunicaciones del nuevo gobierno surgido de la revolución de mayo.

Pero mas allá de aquella mítica publicación solemos olvidar que la prensa revolucionaria ya existía y que con toda seguridad luego del 25 de mayo de 1810 su ya oficial versión en la Gazeta de Buenos Ayres coexistió un grupo de difusión oral y/o escrita completamente opuesto, lo que es típico de países en procesos revolucionarios.

Difícilmente hoy podríamos cuantificar la importancia o volumen de esa prensa realista (afecta al gobierno real de España) pero es probable que fuera más que significativa porque la primera junta de 1810 no declaró la independencia del Rey Fernando VII sino que se instauró en gobierno temporal del reino de España invadido por Napoleón Bonaparte.

Deberían esperarse seis años, ya en plena guerra con España para que en el Congreso de Tucumán del 9 de julio de 1816 (con la insistencia de San martín y Belgrano) se declarara la independencia de las Provincias Unidas.

Para entonces las disensiones en la nueva república ya eran historia antigua y surgían no solo con los realistas sino entre los propios criollos.

Aun no terminaba el año 1810 cuando Mariano Moreno, el primer periodista de la Argentina y el Presidente de la Primera Junta Don Cornelio Saavedra encabezaban la primera confrontación política en el gobierno patrio.

Con el predominio de la corriente Saavedrista y la marginación de la Morenista los rioplatenses (que formalmente continuaban siendo súbditos del Rey Fernando VII) se dividían en dos facciones inconciliables.

Este conflicto continuaría creciendo con distintos nombres y protagonistas y para 1820 los gobiernos- intendencias de Buenos aires, Córdoba, Cuyo, Tucumán y Salta acusarían la tensión de los desacuerdos con un desenlace tan previsible como trágico: hacia fines de ese año una guerra civil confusa paralizaba el desarrollo argentino.

Debe entenderse que para la época los aportes comunicativos de los medios eran en el mejor de los casos bien intencionados y que en general ofrecían a los usuarios una versión parcializada, poco actualizada y a menudo regional. El resultado era un periodismo con la misma fragmentación de la realidad que acusaba todo el país.

Gazeta_de_buenos_aires-01

Este es un fenómeno propio de países en constitución y la homogeneización e imparcialidad de las noticias transmitidas es un ideal deseado por los usuarios que alcanza a concertarse con el tiempo y la organización política, social y económica.

A este ideal la Argentina y su periodismo se han acercado un poco en varios periodos y pueden citarse figuras e instituciones comunicativas de valor inestimable para el país. Pero la tendencia a la polaridad (expresada por las críticas parcializadas de al menos dos tendencias) se hace evidente en todas las épocas al revisar las colecciones de los archivos históricos.

La revolución acaso sea el estado natural de los argentinos y su periodismo no podría alejarse demasiado de estas nociones a pesar de que transcurrieran años desde el primer número de la Gazeta de Buenos Ayres.

Hay que destacar a los periodistas independientes que sin compromiso o sin cabida en los grandes grupos publican en Internet desde blogs, sitios web y redes sociales.

¿Debemos concluir en que la desconfianza de los argentinos y su individualismo extremo son una consecuencia de tradiciones comunicativas disociadas y fragmentarias o bien que el periodismo argentino nació y evolucionó en un país de ciudadanos desconfiados e individualistas entre los que otro tipo de periodismo es poco practicable?

Como quiera que fuera, el periodismo argentino es la voz más fácil de entender en el presente y es el registro colorido mediante el que los historiadores retratan los rasgos de un pueblo tan variado como controvertido.

Redacciòn Interbioestrategia I.B.E.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Información Adicional