• NTERBIOESTRATEGIA (I.B.E.) Asociación sin fines de lucro orientada a la eficiencia
  • NTERBIOESTRATEGIA (I.B.E.) Asociación sin fines de lucro orientada a la eficiencia
  • Interbio Animales Silvestres
  • Interbio Animales domésticos

La Justicia Protege el Vivero de Miramar

INTERBIOESTRATEGIA I.B.E.

CORRESPONSALÍA: GENTILEZA DE

BLOGS SOCIEDAD AMBIENTAL

LA JUSTICIA PROTEGE EL VIVERO DE MIRAMAR

Fuente: Estudio Jurídico José Esain

LA JUSTICIA FEDERAL DE MAR DEL PLATA SUSPENDE LA CONSTRUCCIÓN DE CABAÑAS EN EL VIVERO DUNÍCOLA FLORENTINO AMEGHINO DE LA CIUDAD DE MIRAMAR PROTEGIENDO EL AMBIENTE Y EL PATRIMONIO PALEONTOLÓGICO ARGENTINO.

 
 
 

1.- La medida se otorgó con fecha 6 de enero de 2011, en el marco del expediente GODOY ALEJANDRO DAVID DOMINGO Y OTROS C/ SANTI ALEJANDRO LUIS Y OTROS S/ SUMARISIMO EXP 91802/10 de trámite por ante el Juzgado Federal 2 de la ciudad de Mar del Plata. La misma ordena a los demandados –el Sr. Santi Alejandro Luis y la Municipalidad de General Alvarado- que en el plazo de un día hábil partir de la notificación del presente proveído, y hasta tanto se dicte sentencia definitiva en autos, suspendan la construcción de todo tipo de construcciones que se estén realizando en el Parador Frontera Sur y dentro del Vivero Dunícola Florentino Ameghino, por el Sr. Santi, hasta tanto se cuente con una declaración de impacto ambiental de dichas construcciones y de todas las actividades que se desarrollan en el lugar.

 
 

2.- El vivero dunícola es un patrimonio emblemático de la ciudad de Miramar. Forma parte importante de la promoción de un lugar diferente en la oferta turística de la costa bonaerense. Sumado a este atractivo, prodiga servicios ambientales para beneficio de toda la población. Recientemente, se ha suscitado un conflicto de intereses entre el sector público y un emprendimiento privado de uso habitacional. Concretamente, los vecinos alegan que este lugar ha sido agredido por la construcción que se hiciera en ese lugar de un supuesto “parador ecológico” que terminó siendo un centro turístico, deportivo con todos los servicios típicos de un balneario y con enormes impactos al ambiente. La situación se agravó cuando este año se autoriza una ampliación del proyecto con la construcción de cabañas. Todos estos actos son de enorme agresividad para con el ambiente del lugar y ellos motivaron el pedido de amparo. Este emprendimiento es inadecuado para el sitio debido a su vulnerabilidad ambiental, su importancia cultural, natural, histórica y paleontológica. Perjudica a una mayoría en beneficio de unos pocos, impacta al medio ambiente y se contradice abiertamente con las cláusulas de cesión del predio, con los objetivos de creación del vivero y con sus pautas de manejo.

 

Siendo que las autoridades municipales en ningún momento hicieron caso a las intimaciones que se les cursara, los vecinos tuvieron que recurrir a la justicia. Esto hacía el caso urgente. A partir de ese inconveniente, se inicia en los últimos días de diciembre un amparo por dos vecinos de la ciudad de Miramar en representación de la gente del lugar (se adjuntaron más de 5 mil firmas en apoyo de la presentación) patrocinados por el Estudio Jurídico del Dr. José Esain . El amparo se dirige a proteger el derecho de todos los habitantes –sobre todo de Miramar- a vivir en un ambiente sano de la agresión sufrida producto de la autorización de una actividad en el ámbito del Vivero Dunícola Florentino Ameghino sin previa evaluación de impacto ambiental.

 
 

Los viveros dunícolas son espacios de protección sensible, que han sido creados a efectos de evitar la erosión sobre los médanos y protección de la flora y fauna del lugar. En el caso del Vivero Dunícola Florentino Ameghino el mismo alberga una enorme riqueza paleontológica de la que dan cuenta numerosos estudios científicos. Las piezas del patrimonio arqueológico argentino se encuentran en la arena y en la cosa del vivero a merced de las obras que en lugar se han hecho y se siguen haciendo. Este sitio, estudiado por científicos de CONICET; UNLP y demás lugares, ha sido denominado Punta Hermengo.

 
 

El amparo solicita que se detenga cautelarmente la construcción de cabañas en el predio hasta tanto se acerque la certificación ambiental del lugar. Asimismo, se solicita que se acompañe la certificación no sólo de las cabañas sino del Balneario todo, porque en caso de carecer también del licenciamiento ambiental correspondiente, se solicita se detenga la actividad de todo y se ordene su demolición. Se funda en dos elementos centrales:

 
 

a) Régimen jurídico del Vivero Dunícola: El régimen jurídico del área denominada Vivero Dunícola es muy estricto. En ese espacio las actividades se encuentran muy restringidas como en cualquier espacio de protección estricta (áreas naturales protegidas, parques nacionales). Esto implica que, tanto por las normas locales de ordenamiento como las que regulan ese espacio como vivero, el proyecto llevado adelante por el particular es incompatible con ese espacio.

 
 

b) Falta de mecanismo de licenciamiento ambiental. Este tipo de proyectos, antes de iniciarse en su ejecución deben previamente poseer licencia ambiental, la que en este caso se denomina evaluación de impacto ambiental. Esto tampoco ha sido cumplido y es por este motivo que solicitamos que se paralicen las obras hasta que se cuente con dicha licencia y en la sentencia definitiva se ordene la demolición de todo lo construido de manera clandestina.

Con fecha 2 de enero el Ministerio Público emite dictamen sobre la competencia federal, una pieza jurídica muy fundada. Dice:

 
 

“Invocan y fundan los peticionantes en forma minuciosa y concienzuda el fuero federal, destacando especialmente, que el objeto de la acción sumarísima es la protección del medio ambiente –concretamente el espacio denominado Vivero Dunícola Florentino Ameghino y su ecosistema relacionado, en los términos del art. 41 CN y acompañan una copiosa prueba documental en sustento de su postura (art. 498 inc. 1 CPCCN).

 
 

“Manifiestan la existencia, en el ámbito natural que se intenta preservar y sobre el sector costero del vivero, de bienes arqueológicos y paleontológicos, y de especies en extinción, las que se encontrarían incluidas en el apéndice rojo CITES y que obligarían a intervenir en los términos de la ley 22421 de Conservación de la Fauna Silvestre. Acompañan como prueba de sus dichos: 1) el Informe técnico científico IARN nro. 191 “Amenaza al valor patrimonial servicios ecosistémicos de la Reserva Natural Vivero Dunícola Florentino Ameghino” elaborado por Adrián Monjeau, Celeste Siccardi, Fabián González y Leonardo Cermelo del Instituto de Análisis de los Recursos Naturales de esta ciudad de Mar del Plata, quienes concluyen sosteniendo en su extenso estudio que “un emprendimiento privado de uso habitacional es inadecuado para el sitio (entiéndase el Vivero) debido a su vulnerabilidad ambiental, su importancia cultural, natural histórica y paleontológica…” y el trabajo científico de “Protección de costas y pérdida del patrimonio paleontológico: el caso de Punta Hermengo (Miramar) de Cenizo, Marcos Martín Soibelzón Esteban y Ton, Eduardo Pedro, dando cuenta los expertos “…de la enorme riqueza que poseer ese espacio en cuanto al patrimonio paleontológico”.

 
 

Con fecha 6 de enero se dictó resolución haciendo lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada. Dice la resolución en la parte pertinente:

 

“En cuanto a la verosimilitud del derecho, y sin que ello implique evaluar anticipadamente acerca del fondo de la cuestión, teniendo en cuenta que no se requiere certeza absoluta sino una razonable probabilidad en cuanto al derecho que asiste a la peticionante, éste surge de la documental acompañada en autos, certificados adjuntos e informes ambientales acompañados. (Cfr. CFAMDP Autos "INSSJyP c/ La Industria s/ Amparo" Expte. nro. 3672/98, Reg. Tº XXXV,Fª 7077/2002).

 

En consecuencia, siguiendo precedentes contestes por ante este Juzgado Federal y la propia Alzada local, dictados ante pedidos de similares características que el presente, y encontrándose satisfechos los presupuestos que avalan su dictado a la luz de las alegaciones vertidas en el escrito inicial y de los preceptos que emanan de los Arts. 198, 230 y ccs. del CPCCN, hago lugar a la misma.

 
 

Por lo expuesto, y bajo entera responsabilidad de la amparista, previa caución juratoria que se entiende prestada con el escrito de demanda, DECRÉTASE MEDIDA CAUTELAR, ordenándose a los demandados que en el plazo de un día hábil partir de la notificación del presente proveído, y hasta tanto se dicte sentencia definitiva en autos, suspendan la construcción de todo tipo de construcciones que se estén realizando en el Parador Frontera Sur y dentro del Vivero Dunícola Florentino Ameghino, por el Sr. Santi, hasta tanto se cuente con una declaración de impacto ambiental de dichas construcciones y de todas las actividades que se desarrollan en el lugar. En cuanto a lo solicitado en el segundo punto de la medida cautelar requerida, no habiéndose comprobado con el grado de certeza suficiente que las actividades realizada en el Balneario Frontera Sur afecten de forma palmaria los derechos que se intentan tutelar mediante la presente acción, producido que sea el informe de impacto ambiental, o acreditado que sea el daño provocado en el balneario Frontera Sur por las actividades allí desarrolladas, se proveerá lo que por derecho corresponda. NOTIFÍQUESE con habilitación de días y horas inhábiles, y de feria judicial, conjuntamente con la notificación ordenada a Fs. 82”-

 
 

Como vemos, fundado en los aspectos preventivos y precautorios de derecho ambiental, se dicta una medida cautelar que ordena suspendan la construcción de todo tipo de construcciones que se estén realizando en el Parador Frontera Sur y dentro del Vivero Dunícola Florentino Ameghino, por el Sr. Santi, hasta tanto se cuente con una declaración de impacto ambiental de dichas construcciones y de todas las actividades que se desarrollan en el lugar.

 
 

3.- Vale la pena recordar que el licenciamiento ambiental de este tipo de actividades requiere de un procedimiento de evaluación de impacto ambiental, complejo, con informes sectoriales, audiencias públicas y demás pasos que no se agotan en un día. Por este motivo, iniciar la ejecución de un proyecto viola la prevención ambiental como aspecto central en esta materia. Al respecto dice el artículo 23 ley 11723:

 

Si un proyecto de los comprendidos en el presente Capítulo comenzara a ejecutarse sin haber obtenido previamente la DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL, deberá ser suspendido por la autoridad ambiental provincial o municipal correspondiente. En el supuesto que estas omitieran actuar, el proyecto podrá ser suspendido por cualquier autoridad judicial con competencia territorial sin perjuicio de la responsabilidad a que hubiere lugar.

 

Asimismo se acordará la suspensión cuando ocurriera alguna de las siguientes circunstancias:

Inciso a) Falseamiento u ocultación de datos en el procedimiento de evaluación.

 
 
 

Inciso b) Incumplimiento de las condiciones ambientales impuestas para la ejecución del proyecto.

 

4.- Hacemos nuestras las palabras del informe del IARN: “La enumeración de argumentos recientemente expuesta nos lleva a recomendar las siguientes medidas:

• ? La demolición de lo que se ha construido hasta ahora.

 

• ? La restauración del espacio tal como estaba previo al comienzo de las obras, incluyendo revegetación.

 
 
 

• ? La rápida implementación de un proceso participativo que conlleve al desarrollo de un Plan de Manejo del Vivero Dunícola actualizado, que defina claramente sus funciones primordiales, permisos, restricciones de uso, zonificación de uso y medidas necesarias para garantizar su conservación a largo plazo.

 
 

Para el proceso de restauración y compensación se requiere un estudio de cuantificación ecológica y económica del daño ambiental producido, que determinará la forma material de llevar a cabo las acciones en el predio, y por otro lado, la cantidad monetaria en concepto de indemnización del cual las partes responsables deberán hacerse cargo. No es factible catalogar un espacio como protegido y a la vez pretender que todos los usos más conflictivos que existan en él deban permitirse. Por el contrario, es responsabilidad de quienes tienen el deber de la toma de decisión, asegurar que dichos usos puedan desarrollarse en otros espacios que no comprometan el patrimonio”.

En conclusión, estamos ante una resolución cautelar y urgente en protección del ambiente y del patrimonio paleontológico que forma parte también de aquel. La misma se basa en la prevención y la precaución ambiental, es decir en conceptos básicos del desarrollo sostenible, el cuidado de un sitio de conservación estricta como es el Vivero Dunícola Florentino Ameghino de la ciudad de Miramar, para las generaciones presentes y las por venir.

 

 

 

www.sociedadambiental.net

 

Información Adicional