Gesell Producto de una Afectación Ambiental

INTERBIOESTRATEGIA I.B.E.

CORRESPONSALÍA GENTILEZA DE

BLOGS SOCIEDAD AMBIENTAL

POR FLORENCIA PAGANINI

GESELL ES EL PRODUCTO DE UNA AFECTACIÓN AMBIENTAL

Gesell antes de Carlos Gesell era un desierto de arena y agua que se extendía hasta el horizonte. No había acacias ni tamariscos, no había balnearios, ni alpinas, ni hoteles, almacenes, campings o palenques. No había perros, ni gatos, ni nada.

Era un océano de dunas que se movían al ritmo del mar. Los vientos determinaban la dinámica reorganización de los médanos. En este paisaje aparentemente vacío y silencioso tenía lugar un ecosistema único cuyo equilibro se basaba en la estrecha relación entre el mar, la arena y el viento.

La morfología de la costa que una vez fue, no es la que hoy encontramos en las zonas que visitamos cotidianamente. Esas playas eran eternas. Si un día del año 1930 estuviésemos parados en la orilla de espaldas al mar, solo existía un horizonte de dunas, solo arena. Y si volviésemos días después al mismo lugar, encontraríamos que esas dunas tienen otra organización, se han corrido de lugar, las grandes pasaron a ser chicas, las chicas ahora son grandes. El paisaje en aquellos tiempos era completamente dinámico.

A diferencia de la mayoría de las ciudades, Villa Gesell no es el producto de la instalación de una vía férrea, no es un paraje que fue creciendo demográficamente, no es una ciudad que surge con fines turísticos, de hecho ni siquiera sus recursos originalmente eran propicios para el desarrollo humano en esta región. Nuestra ciudad surge a partir de la proactiva y emprendedora actitud de su fundador. Don Carlos Idaho Gesell hacia 1930 adquiere una enorme cantidad de hectáreas, supuestamente poco fértiles, en la costa de la Provincia de Buenos Aires, pretendiendo llevar a cabo una forestación de pinos con fines comerciales. Hay varias versiones en relación a los objetivos que Don Carlos tenía al momento de adquirir estas tierras Esto carga de misticismo los orígenes de nuestra ciudad y hace riquísima en anécdotas la historia desde aquel tiempo hasta la actualidad. Estas anécdotas sin lugar a dudas están todas cortadas por un espíritu de actividad y esfuerzo siempre positivo y con la mirada en un futuro próspero. Ese futuro hoy es Villa Gesell.

Para logar su objetivo, Don Carlos indefectiblemente tuvo que intervenir el entorno natural mediante la fijación de las dunas, las construcciones, la incorporación de flora y fauna no autóctona y la extracción de agua dulce de las napas superiores. Esta intervención es la primera gran afectación ambiental en esta región y fue esencial para lograr entregarnos el paisaje en el que vivimos hoy.

Desde aquel tiempo se ha producido un cambio irreversible en el ecosistema costero afectando el equilibro de manera tal que hoy tenemos otra morfología de costas, otra orilla, otros animales y otras plantas en comparación a un siglo atrás.

En definitiva cabe afirmar que Villa Gesell es el producto de una afectación ambiental.

Sobre este espacio intervenido que ofrece verde, arena, mar, estos tamariscos que fijaron los médanos, las acacias que abundan en amarillo y una playa actual poco extensa, se ha constituido nuestra comunidad; que no hubiese tenido lugar si no fuera por ese espíritu emprendedor de su fundador.

La comunidad geselina construye una identidad propia a partir de la apropiación de diferentes aspectos del entorno: plantas, animales, médanos, playas, el faro, el bosque o el pinar, son algunos elementos que en su reconocimiento aportan a la identidad local.

Apropiarse del paisaje es concebirlo como patrimonio, por lo tanto debe protegerse como tal. Explotar dicho patrimonio no significa venderlo ni alquilarlo, sino utilizarlo como herramienta para desarrollar la industria del turismo sin destruir los referentes esenciales de la identidad local ni los recursos naturales.

La conciencia identitaria de una comunidad es esencial para su protección. El fortalecimiento de la propia identidad tiene que ser el eje rector para el desarrollo de la misma. Ciudades como Villa Gesell dependen del concepto de sustentabilidad más allá de que la propia historia no haya recorrido estos caminos. El desarrollo sustentable permite satisfacer las necesidades actuales sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras.

Es clara la afectación sobre el espacio natural que produjo Don Carlos, es irreversible, pero solo es cuestionable desde nuestro universo actual, en donde somos conscientes de las reacciones de la naturaleza y vemos las consecuencias los hechos anteriores.

Está en el compromiso de los vecinos encargarnos de proteger el patrimonio local en pos del desarrollo sustentable, entendiendo que la base para este fin es la protección de la propia identidad.

 

 

 

 

 

Información Adicional